Herencia legítima 1

Herencia legítima | ¿Qué es?

Antes de iniciar con el proceso de tramitación de un testamento, es indispensable que conozcas bien el término “herencia legítima” si no quieres que existan problemas después de muerte y, posiblemente, no se cumplan correctamente tus últimas voluntades. Existen personas que no puedes sacar de tu herencia aunque lo desees, por ley serán herederos una vez fallezcas.

Para que comprendas mejor esto, aquí te explicaremos con detalles de lo que trata, como funciona y cómo evitar problemas por dejarlos fuera de la repartición. La misión es que no se creen problemas después de tu muerte.

¿Qué es la legítima de una herencia?

En el Código Civil de España encontrarás la definición, el artículo 806 dice que:

Legítima es la porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto, herederos forzosos

Ahora bien, la porción de herencia es mínima, para ser exactos es un tercio. Pero, es totalmente privada y no puedes disponer de ella para repartir a otros. La única manera en que puedes evitar que esta persona disfrute de su porción es desheredándola, pero para eso tienes que cumplir con ciertos requisitos impuestos por la ley.

¿Cuánto es la herencia legítima?

Como mencionamos antes, para estas personas solo corresponde un tercio de tus bienes, esa es la porción que no podrás tocar o repartir entre los demás herederos. Sin embargo, al ellos recibir eso no tienen derecho a pedir más de las otras partes, por lo que no existen riesgos de que saquen a algunas de las otras personas que has nombrado en tu testamento.

¿Quiénes son los herederos legítimos?

Una vez, basándonos en el artículo 807 del Código Civil, se estipulan como herederos forzosos o legitimarios a: los hijos y descendientes en primer lugar, los padres y ascendientes si no existieran los anteriores y, en todos los casos, el cónyuge viudo o viuda.

Por lo tanto, esto da lugar a que existan tres clases de legítima en función de quiénes sean los herederos, las mismas son:

Legítima de los descendientes

En este caso, se compone por dos terceras partes de la herencia, tercio de legítima y tercio de mejora, aquí como testador tienes la libertad de otorgar el tercio de mejora a uno o varios de tus hijos. De acuerdo al artículo 808 del código civil la legítima descendiente es:

Constituyen la legítima de los hijos y descendientes las dos terceras partes del haber hereditario de los progenitores. Sin embargo, podrán estos disponer de una parte de las dos que forman la legítima, para aplicarla como mejora a sus hijos o descendientes. La tercera parte restante será de libre disposición.

Cuando alguno o varios de los legitimarios se encuentren en una situación de discapacidad, el testador podrá disponer a su favor de la legítima estricta de los demás legitimarios sin discapacidad. En tal caso, salvo disposición contraria del testador, lo así recibido por el hijo beneficiado quedará gravado con sustitución fideicomisaria de residuo a favor de los que hubieren visto afectada su legítima estricta y no podrá aquel disponer de tales bienes ni a título gratuito ni por acto mortis causa.

Cuando el testador hubiere hecho uso de la facultad que le concede el párrafo anterior, corresponderá al hijo que impugne el gravamen de su legítima estricta acreditar que no concurre causa que la justifique.”

Legítima de los ascendientes

Para esta clase de herencia, se tomará la mitad del caudal hereditario en caso de haber descendientes. En caso contrario, un tercio si concurren con el cónyuge viudo.

Legítima de cónyuge viudo

La última clase puede ser el usufructo de la mitad de la herencia, esto solo aplicará en los siguientes casos:

  • No existen descendientes, pero sí ascendientes
  • El beneficio del tercio de mejora en caso de que tengas hijos o descendientes
  • El usufructo de los dos tercios de la herencia cuando no tienes descendientes ni ascendientes.

Es preciso señalar que este usufructo destinado a tu cónyuge superviviente es denominado “usufructo viudal”.

¿Puede renunciarse a la legítima?

Después de que fallezcas tus herederos forzosos están en completa libertad de renunciar a su herencia, siempre y cuando lo hagan de manera clara, rotunda y explícita para tener los efectos deseados.

Lo que es prohibido por la ley es la renuncia en vida de la legítima, esto es algo que puede llegar a ser perjudicial para algunas de las partes, debido a que podrían tener acuerdos previos. En caso de que tus herederos forzosos renuncien a su parte cuando aún estás vivo, la renuncia será totalmente nula ante la ley.

¿Qué sucede si dejas menos de lo correspondiente a alguno de tus herederos?

Aunque pienses que es un poco ilógico dejar menos de lo que por ley corresponde, es algo que sucede bastante seguido, cada familia es diferente y los conflictos suelen reflejarse en este tipo de documentos. Pero, si llegas a dejar menos de lo que por ley corresponde a una de las personas legítimas, una vez fallezcas la misma podrá reclamar la parte que le corresponde.

Para ello, es preciso que inicie un proceso judicial, teniendo como resultado que a la persona que le otorgaste esa porción de más se le quitará y devolverá al heredero correcto. Básicamente, no tomarán en cuanta lo estipulado en tu herencia en estos casos.

¿Qué sucede con los otros dos tercios de la herencia?

Como hemos mencionado anteriormente, la legítima solo corresponde a un tercio de la herencia total, así que aún quedan dos tercios restantes que son repartidos de la siguiente manera:

Tercio de mejora

Herencia legítima 2

Es una porción que solo puede destinarse a favor de tus hijos y descendientes, por lo que cualquier persona fuera de ese vínculo no tendrá derecho a esa parte de tus bienes. Como su nombre indica, tienes plena libertad de disponer de una parte o totalmente de esta para alguno de tus hijos o todos sus destinatarios, sin necesidad de repartir los bienes en partes iguales.

Aquí no debes cumplir leyes que te indiquen que tienes que distribuir de una manera establecida tus bienes de esta porción.

Tercio de libre disposición

Aquí también puedes imaginar en que consiste esta parte, podrás disponer de dicho tercio como prefieras y repartir tus bienes a cualquier persona aunque no sean parte de tu familia. Incluso, puedes dárselo totalmente a una sola persona si es lo que deseas, no tendrías que explicar los motivos de tu decisión siempre y cuando sigas los parámetros legales correspondientes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *